Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar
Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar

febrero 26, 2024
Today´s Paper

febrero 26, 2024

Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar

Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar

TULUM, México – A principios de julio, los residentes de Bacalar recordaron un desastre ambiental pasado cuando descubrieron que el Ejército estaba llenando el Estuario de Chac para construir el Tramo 6 del Tren Maya. Resurgieron los recuerdos de las acciones gubernamentales de hace 25 años, cuando el gobierno de Quintana Roo cerró la desembocadura del estero para construir una carretera, lo que provocó que el nivel del agua de la laguna subiera por encima de los muelles.

Preocupados por que se repita la historia, un grupo de ciudadanos decidió protestar hasta conseguir una reunión con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en busca de una explicación sobre el proyecto del Tren Maya. Hasta ese momento, la población de Bacalar nunca había sido informada, y mucho menos consultada, sobre los detalles de la construcción del ferrocarril.

Durante la reunión con la Sedena, los habitantes descubrieron que el Ejército estaba construyendo un camino para que una perforadora cruzara el Estuario de Chac y colocara los pilotes del puente del Tren Maya. Una reciente visita a la ría, el 14 de julio, confirmó la presencia de una máquina perforadora trabajando en la orilla de la ría, mientras excavadoras trabajaban incansablemente en el trazado del proyecto.

Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar

Según Josafat Casasola, representante de la Asociación de Prestadores de Servicios Náuticos de Bacalar, la respuesta inicial de la Sedena fue afirmar que el llenado del estero había sido un error humano, pero la magnitud de la operación va más allá de cualquier simple error. La Sedena se comprometió verbalmente a volver a dragar el estero una vez colocados los pilotes, con el objetivo de devolverlo lo más cerca posible a su estado original.

Sin embargo, esta situación ha dividido profundamente a la población de Bacalar. Algunos creen que la construcción dañará irreparablemente el delicado ecosistema y piden suspender la construcción del Tren Maya de Chetumal a Bacalar, pues su Estudio de Impacto Ambiental (EIA) fue aprobado sin los estudios necesarios.

En una investigación realizada por Luis Alberto Rojas Castillo y Juan Roberto Calderón Maya de la Universidad Autónoma del Estado de México, se reveló que la urbanización de Bacalar impulsada por el turismo comenzó en la década de 1960, cuando empresarios y políticos locales se apoderaron de tierras ejidales para construir sus casas de vacaciones.

Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar

Durante la última década, Bacalar se ha convertido en un importante centro turístico. Según la Secretaría de Turismo de Quintana Roo (SEDETUR), el municipio experimentó un aumento de 800% en el número de visitantes en los diez años previos a la pandemia. Los colores cristalinos de sus aguas se convirtieron en la comidilla de la ciudad, y con la afluencia de algas en las playas de la Riviera Maya, los turistas buscaron nuevos destinos, lo que provocó un rápido crecimiento del empleo relacionado con el turismo, que se duplicó de 2013 a 2018, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Hoy en día, el borde occidental de la laguna de Bacalar está lleno de bares y restaurantes caros, lo que restringe significativamente el acceso público y deja sólo unos pocos muelles para que los lugareños tomen el sol y naden. Unas cuadras tierra adentro, Bacalar conserva su encanto de pueblo pequeño, con vendedores de tamales, puestos de micheladas y vacas pastando en los pocos lotes sin vender. Desde que comenzó la construcción del Tren Maya, el Ejército ahora patrulla la ciudad por la tarde, a pesar de la falta de problemas de seguridad importantes.

“Se están militarizando las comunidades y pueblos y eso nos alarma. Además, la afluencia de extranjeros está afectando la dinámica local; Hay comunidades donde los trabajadores de la construcción superan en número a los residentes. La gente se queja porque acosan a las mujeres y beben alcohol en los parques donde juegan los niños”, dice Aldair T'uut' de la Asamblea de Defensores de la Tierra Maya Múuch' Xíinbal.

Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar

Las preocupaciones ambientales también ocupan un lugar destacado en la lista, ya que las acciones de la Sedena han generado alarma. Se están talando manglares, llenando humedales y dragando el Estuario Chac, todo sin consecuencias para el Ejército. Una de las zonas de preocupación es el sitio arqueológico de Ichkabal, ubicado a unos 40 kilómetros de Bacalar. El sitio alberga la antigua ciudad maya con una pirámide aún más imponente que la de Chichén Itzá, pero las negociaciones entre el gobierno federal y el ejido de Bacalar para el traslado del sitio se han estancado. El gobierno federal ofreció una indemnización de 470 mil pesos por hectárea, lo que no satisfizo a los ejidatarios que también quieren involucrarse en el proyecto, ofreciendo transporte, estacionamiento, restaurantes y hoteles.

Aún no se sabe cuándo se abrirá al público el yacimiento arqueológico, ya que actualmente no hay servicios disponibles en el lugar y los caminos son solo caminos de tierra.

Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar

Los críticos de la construcción del Tren Maya en Bacalar temen que las instituciones no puedan proporcionar los servicios públicos necesarios para proteger el medio ambiente del impacto inevitable del aumento del turismo. Los vertederos a cielo abierto existentes, los fertilizantes utilizados en la agricultura y las aguas residuales sin tratar han provocado niveles excesivos de nitrógeno y fósforo en la laguna, alterando sus característicos tonos de azul a verdes y marrones.

A pesar de estas preocupaciones, las horas del mediodía aún ofrecen la mejor oportunidad para apreciar la belleza de la Laguna de Bacalar, también conocida como Laguna de los Siete Colores. Un paseo en kayak durante estas horas permite al visitante disfrutar del sol mientras intenta discernir las distintas tonalidades de azul de sus aguas.

Tren Maya vs. Madre Naturaleza: Un enfrentamiento ambiental en Bacalar
Tren Maya vs. Mother Nature: An Environmental Showdown in BacalarES