Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno

marzo 3, 2024
Today´s Paper

marzo 3, 2024

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno

TULUM, México – Hace cuatro años, un innovador documental independiente titulado “El lado oscuro de Tulum”, escrito y dirigido por la visionaria Naomi Rey Appel, se embarcó en una profunda exploración de Tulum, México, un paraíso paradisíaco velado en belleza pero contaminado por las sombras de la traición. Hoy, después de más de cuatro años, los mismos problemas enigmáticos continúan acosando a Tulum, algunos incluso empeorando, presentando un desafío cada vez más apremiante que enfrentar.

A medida que profundizamos en la fascinante narrativa de “El lado oscuro de Tulum”, somos llamados a una era en la que el atractivo de Tulum residía en la simplicidad de las noches a la luz de las velas, evocando una sensación de asombro e intriga. Para Naomi Rey Appel, una virtuosa documentalista nacida en Nueva York, el encanto indómito de Tulum resultó irresistible, atrayéndola de regreso a este lugar etéreo una y otra vez. Cautivada por los deslumbrantes paisajes, las exuberantes selvas y las playas desiertas, la conciencia ambiental de Appel se encendió, entrelazando su destino con el del frágil ecosistema de Tulum.

La premisa central de “El lado oscuro de Tulum” surgió de la inquebrantable devoción de Appel por el ambientalismo, sembrada por su crianza entre parientes amantes de la naturaleza. Sus actividades académicas en estudios ambientales y periodismo internacional sólo sirvieron para ampliar su misión: revelar las amenazas ocultas que se arrastran silenciosamente sobre las maravillas naturales de Tulum.

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Foto de : @thedarksideoftulum

Con una narración experta, el documental desentrañó la amarga verdad oculta bajo la fachada perfecta de postal de Tulum. La creciente popularidad de la región como punto turístico dio lugar a un desarrollo rápido y desenfrenado, invadiendo selvas vírgenes y hábitats preciosos. Las consecuencias fueron nefastas, ya que un enorme vertedero filtró sustancias peligrosas en aguas que alguna vez fueron cristalinas y las instalaciones inadecuadas de tratamiento de agua tuvieron dificultades para hacer frente.

Cuatro años después, los ecos del documental de Appel resuenan con resonancia constante. Los mismos temas que buscó iluminar persisten, proyectando una sombra sobre el idílico paisaje de Tulum. Si bien se han adoptado algunas medidas para abordar los desafíos, muchos de ellos siguen acechando, sin resolver y exacerbados por el paso del tiempo.

“El lado oscuro de Tulum” sirve como una advertencia, un recordatorio oportuno de que el paraíso puede desmoronarse ante la apatía y el abandono. Sin embargo, también constituye un llamado de atención al cambio. Dentro de su conmovedora narrativa se encuentra el modelo para un Tulum resiliente y sostenible, uno que honre su pasado y abrace un futuro donde la conservación del medio ambiente ocupe un lugar central.

Al revisar este documental en el presente, nos encontramos en una encrucijada, donde el destino de Tulum está en juego. Corresponde a todos los que aprecian este Edén terrenal prestar atención a su profundo mensaje, unirse como administradores de la naturaleza y garantizar que el legado de Tulum perdure, un testimonio de la coexistencia armoniosa de la humanidad y el medio ambiente.

Appel's Quest: Revelando la crisis ambiental que amenaza el paraíso de Tulum

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Directora Naomi Rey Appel. Foto de : @thedarksideoftulum

En un mundo de constantes comodidades y conveniencias, existen momentos que trascienden lo ordinario, donde el encanto de lo desconocido nos invita a explorar. Naomi Rey Appel, una documentalista de 30 años proveniente de las bulliciosas calles de Nueva York, encontró su vocación en el cautivador encanto de Tulum, México. Mientras las sombras iluminadas por la luna bailaban con la luz de las velas, supo que se había topado con algo extraordinario que cautivaría para siempre su corazón.

Tulum, una elegante ciudad costera ubicada en las costas caribeñas de la península de Yucatán, puede haber sido alguna vez un refugio sin pretensiones, pero su serenidad se ha visto amenazada por una crisis ecológica inminente. El viaje de Appel comenzó hace casi una década cuando pisó por primera vez las prístinas arenas de Tulum. Desde el principio, la ausencia de electricidad parecía desalentadora, pero fue precisamente esta simplicidad rústica lo que la atrajo. “Tulum ofrece todo lo que necesitas”, atestigua, reflexionando sobre esa fatídica visita que marcaría su destino.

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Directora Naomi Rey Appel.

Por sus venas corre la pasión por el ecologismo, inculcada durante idílicos viajes familiares de acampada lejos del caos urbano. Con la participación de su padre en la energía renovable y el profundo aprecio de su familia por la naturaleza y la ciencia, el deseo de Appel de enfrentar las duras realidades y arrojar luz sobre las cuestiones ecológicas se convirtió en su misión inquebrantable.

Appel se graduó en estudios ambientales y periodismo internacional y tenía una convicción inquebrantable de presentar la verdad. “Algunos pueden elegir la feliz ignorancia, pero yo prefiero la realidad sin adornos”, afirma, decidida a exponer los aspectos ocultos de la insostenible industria turística de Tulum.

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Directora Naomi Rey Appel.

La transformación de Tulum de una joya escondida a un lugar turístico dejó una impresión imborrable en Appel durante su adolescencia. Posteriormente, se encontró regresando a la ciudad, convirtiéndola en ocasiones en su hogar temporal. Su papel como guía turística le permitió compartir su profundo amor por la tierra, informando a los visitantes sobre sus maravillas naturales.

Sin embargo, a medida que aumentaba la marea de turistas, Appel fue testigo del lado oscuro de la popularidad de Tulum. Las prácticas insostenibles de la industria del turismo, junto con la información errónea proporcionada a los visitantes, provocaron su indignación. Fue entonces cuando decidió defender una causa que potencialmente podría salvar el patrimonio ecológico de Tulum.

Desenmascarando la eco-ilusión

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Foto de : @thedarksideoftulum

Tulum, México, una joya costera que seduce a los viajeros con su encanto de “versión hippie”, cuenta con un seductor espejismo de ecología y utopía sostenible. Apodado el antídoto al ambiente bullicioso y festivo de Cancún y Playa del Carmen, este sereno escape ha cautivado a una ola de visitantes, desde jóvenes y aventureros hasta familias que buscan un retiro verde. Entre las huellas a lo largo de su camino de playa de arena destacan los omnipresentes carteles, adornados con las prometedoras palabras “eco” y “verde”, que invitan a los viajeros a apreciar las maravillas de la naturaleza sin comprometer su conciencia.

Sin embargo, bajo el barniz de un paraíso consciente se esconde una revelación sorprendente. Las etiquetas “eco”, a pesar de todo su carisma, a menudo equivalen a poco más que inteligentes tácticas de marketing. El asombroso crecimiento de Tulum ha superado su capacidad para hacer cumplir regulaciones efectivas, allanando el camino para un desarrollo desenfrenado. Hace apenas treinta años, el asentamiento contaba con una humilde población de 500 habitantes. Hoy en día, el número se ha disparado a casi 35.000, mientras que una peregrinación anual de más de dos millones de turistas adorna sus costas. Lamentablemente, se han subestimado los peligros ambientales de esta popularidad.

En un cruel giro del destino, la misma energía que impulsa este encantador enclave guarda un oscuro secreto. Los generadores diésel zumban incesantemente, canalizando su fuerza vital para impulsar las aspiraciones de Tulum. ¿Pero a qué precio? Sin que muchos visitantes lo sepan, el sistema fluvial de agua dulce languidece bajo la carga de aguas residuales sin tratar. Existe una dicotomía precaria: la esencia misma del lugar que atrae a los turistas es la misma fuerza que pone en peligro su integridad ecológica.

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Foto de : @thedarksideoftulum

Además, una vista inquietante se encuentra a sólo kilómetros de los opulentos complejos turísticos frente a la playa, donde los huéspedes privilegiados gastan más de $500 por noche para una escapada placentera. Un enorme vertedero, como un monolito colosal, recibe toneladas y toneladas de desechos desechados, con montañas de desechos pudriéndose sobre el prístino suelo de la jungla. La yuxtaposición de la belleza natural y los desechos humanos pinta un retrato angustioso, en el que el frágil ecosistema es el más afectado por la irresponsabilidad.

Inquebrantable en su convicción de que el futuro de Tulum puede redefinirse, la visionaria ambientalista Appel se encuentra lidiando con una desconcertante paradoja. La creciente popularidad de Tulum se debe a su esplendor intacto, que lanza un hechizo encantador sobre los corazones afligidos por la pasión por los viajes. Y, sin embargo, los propios beneficiarios de este atractivo no comprenden la importancia de salvaguardarlo para la posteridad. Appel se hace eco de una verdad conmovedora: “El encanto de Tulum reside en su naturaleza virgen; descuidar su preservación es una traición a nuestra responsabilidad hacia la tierra y sus habitantes”.

Con dedicación inquebrantable, Appel encabeza un equipo diverso de ambientalistas y artistas apasionados provenientes de diferentes rincones del mundo. Su esfuerzo colaborativo: un poderoso documental que expone la realidad de la vulnerabilidad de Tulum y revela el potencial sin explotar para un cambio transformador. “Nuestro mensaje es claro”, afirma resueltamente Appel, “hay innumerables soluciones sostenibles disponibles; la clave es la voluntad de aceptarlos. Poseemos el conocimiento; ahora debemos reunir el coraje para actuar”.

El lado oscuro de Tulum

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Foto de : @thedarksideoftulum

En la búsqueda de elaborar un documental convincente, Appel y su dedicado equipo están trabajando diligentemente para completarlo antes de fin de año, obteniendo seguidores devotos en las redes sociales a lo largo del camino. Appel, que abraza la efusión de positividad, expresa su más sincero agradecimiento por la resonancia que su proyecto ha encontrado entre las masas. Sin embargo, no son inmunes a las críticas, particularmente a aquellos que ponen en duda sus nobles intenciones, discrepando con el atrevido título de la película, "El lado oscuro". Sin inmutarse, Appel reconoce el peculiar fenómeno en el que la gente parece más angustiada por meras palabras y títulos que por los verdaderos estragos medioambientales que azotan nuestro planeta.

El documental gira en torno a un conjunto diverso de personas, una mezcla de lugareños y expatriados por igual, unidos en su misión compartida de salvaguardar el prístino ecosistema natural de Tulum y al mismo tiempo fomentar una floreciente industria turística, que constituye su propio medio de vida.

En el corazón del documental se encuentra Olmo Torres-Talamante, que ocupa un papel central y sirve como faro científico para Appel y su consumado equipo de producción. Originario de la Ciudad de México, Torres-Talamante se ha unido a Tulum, convirtiéndola en su amada morada y salvaguardando ferozmente su prosperidad. Como biólogo mexicano, ha dedicado los últimos 15 años al estudio integral de los enigmáticos cenotes de Tulum: los profundos sumideros naturales que dan acceso a un antiguo río subterráneo.

La película posiciona hábilmente estos cenotes como una atracción fundamental para los turistas y al mismo tiempo resalta su intrincado ecosistema. Desgraciadamente, la creciente preocupación de Torres-Talamante surge de la defectuosa infraestructura de la zona, que provoca la filtración directa de aguas residuales al acuífero de agua dulce. Las siniestras implicaciones son claras, como advierte Torres-Talamante, estableciendo paralelismos con el desarrollo mal administrado y la contaminación que sufrieron anteriormente Cancún y Playa del Carmen, colosales destinos turísticos más abajo en la península desde Tulum.

En términos muy claros, Torres-Talamante destaca la magnitud de este sistema fluvial, comparándolo con el icónico “Monte Everest y el Amazonas”. Tulum y sus alrededores albergan la red de ríos subterráneos más grande del mundo, y esta red interconectada se extiende hasta el océano, diseminando la contaminación a escala global. En particular, frente a la costa prospera el segundo arrecife de coral más grande del mundo, lo que subraya la interconexión de todos estos delicados ecosistemas y pone en peligro su destino colectivo.

Las soluciones

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Foto de : @thedarksideoftulum

En medio del esplendor bañado por el sol y el antiguo encanto de Tulum, se desarrolla una sinfonía ambiental que narra una cruda realidad de belleza en peligro, vida silvestre en peligro y un ecosistema frágil al borde del colapso. El innovador documental de Appel, una odisea épica a través del intrincado tapiz de este paraíso mexicano, profundiza en la relación simbiótica entre la humanidad y la naturaleza y arroja una luz inquebrantable sobre la profanación que perpetramos en la tierra que amamos.

En un valiente movimiento para impulsar la narrativa del cambio, Appel y su equipo visionario se esfuerzan por revelar un panteón de soluciones, como brillantes constelaciones esparcidas por el cielo de Tulum, a los problemas más apremiantes que plagan este resplandeciente Edén. Estas propuestas innovadoras, entrelazadas con una floreciente industria turística, exigen un profundo cambio de paradigma y un respaldo financiero de proporciones sin precedentes.

La más importante de estas soluciones visionarias es la integración de inodoros compostables y plantas de tratamiento de aguas residuales en el lugar. Con una ingeniosa filosofía de diseño, estas maravillas son lo suficientemente ágiles como para adornar un oasis en el patio trasero, pero lo suficientemente robustas como para atender a hoteles boutique, ofreciendo un antídoto muy necesario contra el creciente enigma de las aguas residuales de la zona.

El enigma de los residuos ocupa un lugar preponderante en el turbulento presente de Tulum. Ante una creciente avalancha de desechos, la región se ve obligada a repensar su enfoque en la gestión de residuos. El claro llamado del documental es a favor de programas de compostaje y reciclaje eficientes a gran escala, iniciativas audaces que actualmente siguen lamentablemente ausentes. En un día cualquiera, un ciudadano mexicano promedio soporta la carga de un kilogramo de desechos sólidos; Este grave dilema se multiplica por dos o tres para el residente promedio de Tulum, en gran parte debido al apetito voraz de la próspera industria turística.

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
Foto de : @thedarksideoftulum

Una sinfonía de motores ruge en el horizonte de Tulum, impulsando un ejército de generadores diésel que desempeñan un papel siniestro en la sinfonía del progreso. Sin embargo, el tapiz cinematográfico de Appel abraza la brillante visión de alternativas más limpias y ecológicas, como las microrredes solares, ahora preparadas para dar forma al panorama energético de Tulum. Al adoptar estas soluciones futuristas, el documental crea un cuadro intrigante y prometedor, que ilumina una alternativa inspiradora: la conversión de residuos en energía, donde los materiales a base de carbono se metamorfosean en oro líquido. Este proceso transformador no sólo vence la crisis energética sino que también deja la narrativa del páramo tras su luminosa estela. La propia Appel exuda un entusiasmo palpable cuando comparte: “Con esta tecnología revolucionaria, contemplamos no solo el combustible renovable sino también el poder de transmutar el exceso de basura en energía limpia de valor incalculable. ¡Un resultado sorprendentemente beneficioso para todos!”

Ser testigo de la agonizante situación del ecosistema y proponer panaceas esperanzadoras es sólo el prólogo de la monumental tarea que nos ocupa. Similar a un vertiginoso oratorio de despertar ambiental, la obra maestra de Appel resuena con un llamado de atención a regulaciones más estrictas y una feroz batalla contra la corrupción dentro del municipio. Las sombras del descontento oscurecen el aura etérea de la magnificencia natural de Tulum, pero el director insiste en que el cumplimiento de las normas prevalecientes habría evitado gran parte de la difícil situación actual. Sin embargo, persiste la marcha estridente hacia el progreso y la prosperidad; una sinfonía armoniosa sólo puede surgir cuando la humanidad abraza la naturaleza, colaborando con sus enigmáticos habitantes, en una sinfonía de coexistencia.

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno

La pasión por el cambio del director es contagiosa, irradiando como los cuerpos celestes que adornan el firmamento de Tulum. A través de cautivadoras imágenes tomadas con drones, el documental elimina las capas de la dicotomía de Tulum, revelando vertederos y aguas residuales que se filtran subrepticiamente a las aguas subterráneas, un canto ecológico que exige una reparación inmediata. Las soluciones que se ofrecen, llenas de realismo y respaldadas por una determinación decidida, ya no parecen faros distantes sino guías tangibles hacia un futuro mejor.

“Tulum posee un tesoro de recursos, medios financieros y camaradería internacional para metamorfosearse en un santuario de pureza ecológica”, declara Appel, con voz llena de convicción. Ha llegado el momento del ajuste de cuentas y Tulum debe deshacerse de su capullo alegórico para emerger como una mariposa de la sostenibilidad. Su grito de guerra atraviesa el velo de la inercia y nos insta a todos a transformar las aspiraciones en acciones. No más promesas vacías, no más dilaciones: hoy hacemos realidad el sueño de un Tulum sostenible.

En este resplandeciente mosaico de verdad cinematográfica, encontramos consuelo al saber que, como administradores de nuestro frágil planeta, compartimos un temor común: la ruina irreparable de nuestra Tierra. Sin embargo, este documental, con sus soluciones visionarias y su determinación inquebrantable, enciende una chispa de esperanza que parpadea en los rincones más oscuros de la incertidumbre. A medida que avanzan los créditos, emergemos con una fe renovada en nuestra capacidad colectiva para resucitar el Edén que tanto apreciamos.

El documental

Es hora de dejar de hablar de un Tulum sustentable y realmente hacer uno
It’s Time to Stop Talking About a Sustainable Tulum and Actually Make OneES