Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum
Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

febrero 20, 2024
Today´s Paper

febrero 20, 2024

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

TULUM, México – En los vastos anales de la historia de la Tierra, hace 65 millones de años se produjo un evento cataclísmico que dejó una marca indeleble en el rumbo de nuestro planeta. Un colosal meteorito, que medía unos asombrosos 10 kilómetros de diámetro, chocó con el extremo norte de la Península de Yucatán, alterando para siempre el destino de la vida en la Tierra. Comparable en tamaño al imponente Monte Everest, este inmenso cuerpo celeste tenía el poder de extinguir el reinado de los dinosaurios y marcar el final de la era Cretácica.

La evidencia de este trascendental suceso surgió a mediados del siglo XX, dentro del ámbito de los esfuerzos exploratorios de Petróleos Mexicanos. Al detectar una intrigante anomalía geofísica debajo del mar, los investigadores tropezaron con una estructura semicircular que abarca aproximadamente 200 kilómetros de diámetro. Al desentrañar las consecuencias del descenso del meteorito, los científicos discernieron la energía sin precedentes almacenada en su rápida velocidad (elevándose a la asombrosa cifra de 20 kilómetros por segundo, equivalente a 20 veces la velocidad de una bala), que se manifestó como una liberación de 100 teratones de TNT, una fuerza mil millones de veces más poderosas que las bombas que sacudieron Hiroshima y Nagasaki.

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

El impacto fue un presagio de devastación, precipitando olas colosales de más de 150 metros que engulleron sin piedad las costas. A raíz del impacto, lluvias ácidas torrenciales arrasaron los océanos, volviéndolos inhóspitos para numerosos organismos y marcando el comienzo de una extinción generalizada.

Sin embargo, la devastación no concluyó con la retirada de las olas. Una calamidad aún más grave surgía en el horizonte. El impacto impulsó grandes cantidades de polvo a la atmósfera, envolviendo a la Tierra en oscuridad durante meses. A medida que se bloqueó la luz solar, las temperaturas cayeron en picado y la fotosíntesis falló, lo que provocó que la vegetación se marchitara y sucumbiera a la hambruna, sumiendo así a innumerables animales en la inanición.

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum
El peor día en la Tierra: El día del impacto de Chicxulub.

Este escenario, denominado “invierno nuclear”, estaba destinado a ser de corta duración; si hubiera persistido, toda la vida en la Tierra habría sido eliminada. Sin embargo, cuando el polvo finalmente se asentó, se produjo un espectacular efecto invernadero, que recuerda al fenómeno del siglo XXI que conocemos muy bien y que ejerce consecuencias no deseadas en el equilibrio ecológico de nuestro planeta.

El colosal cráter, bautizado Chicxulub, en honor al asentamiento de Yucatán donde reside (un nombre derivado del término maya “Chac-xulub-chen”, que significa “el pozo del diablo”) es un testimonio duradero de este evento transformador. El impacto generó una red de sumideros conocidos como cenotes, formaciones geológicas surgidas del descenso del meteorito, situadas casi en la superficie de la Tierra y más jóvenes que el propio cráter.

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

El terreno de la Península de Yucatán está compuesto predominantemente de piedra caliza, y cuando las cuevas formadas por impactos se secaron durante la última edad de hielo, el agua de lluvia se filtró, transportando minerales que fomentaron la formación de estalactitas, estalagmitas y columnas. Sin embargo, el crecimiento de estas formaciones se detuvo cuando las cuevas se sumergieron debido al aumento del nivel del mar durante los períodos interglaciares.

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

El término "cenotes" deriva de la palabra maya "dzonot", que significa "cueva con agua" o "abismo". Para los mayas, estos sitios eran sagrados, ya que servían como única fuente de agua dulce en medio de la densa jungla. La Península de Yucatán cuenta con aproximadamente 15.000 cenotes abiertos y cerrados, consolidándose como una de las atracciones ecoturísticas más importantes de México.

La enigmática puerta de entrada al inframundo maya

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

Los antiguos mayas veneraban los cenotes como lugares sagrados, creyendo que eran puertas de entrada al inframundo, un reino conocido como Xibalbá. Hasta el día de hoy, los agricultores nativos de la Península de Yucatán continúan implorando a Chaak, el dios de la lluvia, por su precioso regalo, mientras que estos cenotes ofrecen información invaluable a los arqueólogos sobre los paisajes sagrados de sus predecesores ancestrales.

"D'zonot", su nombre en maya, significa "caverna con agua", y aunque los cenotes servían como la principal fuente de agua para las comunidades mayas, eran considerados predominantemente como portales al inframundo. Para los mayas, los cenotes simbolizaban tanto la vida como la muerte: sin el agua vivificante que proporcionaban, sus comunidades no podrían sobrevivir. Sin embargo, al ser subterráneas, se asociaban con la entrada a Xibalbá, el reino de los difuntos.

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

Los antiguos mayas creían que los dioses del agua y la lluvia habitaban estos cenotes y rápidamente evolucionaron hasta convertirse en símbolos de poder. Los asentamientos situados cerca de múltiples cenotes se consideraron más potentes que aquellos con escasas o ninguna de estas maravillas geológicas, lo que llevó a un cambio en la dinámica entre las comunidades vecinas. Además, se realizaban sacrificios en ciertos cenotes, conocidos como cenotes sagrados, donde se ofrecían personas y objetos valiosos como ofrendas a los dioses. Sin embargo, el agua de estos cenotes sagrados nunca fue utilizada para sustento.

Abundan varios tipos de cenotes, siendo los más antiguos los cenotes abiertos, donde la capa de piedra porosa se ha desgastado durante largos períodos, formando una apertura al exterior. Los cenotes semiabiertos se sitúan a mitad de este proceso, mientras que los cenotes subterráneos o de caverna son las estructuras más jóvenes y de formación más reciente.

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

La flora y fauna que habitan estos cenotes depende de varios factores, entre ellos la cercanía a la costa y el tipo de cenote. En los cenotes abiertos, a menudo se encuentran especies de peces como guppys y bagres, que se cree que llegaron a través de los efectos de los huracanes. Por el contrario, los cenotes cerrados o de caverna albergan peces de las cavernas ciegos y anguilas ciegas de Yucatán, acertadamente llamadas así por su capacidad de prosperar en la oscuridad, aunque ambas especies están en peligro de extinción.

Los alrededores de los cenotes también están llenos de vida. Iguanas, mariposas y tortugas encuentran refugio en las cercanías de estas formaciones, mientras que los pájaros Toh son reconocidos como los “pájaros de los cenotes” en la región.

Las leyendas eternas de los cenotes de Yucatán

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum
Mito del Popol Vuh: creación maya y superación del inframundo.

Las estimaciones sugieren que más de 2.000 cenotes adornan sólo el estado de Yucatán, con aproximadamente 10.000 repartidos por toda la región sureste de México. Al servir como la principal fuente de agua dulce para el pueblo maya, no sorprende que estas cautivadoras estructuras evolucionaran hasta convertirse en elementos vitales de su cultura, generando innumerables narrativas impregnadas de cosmogonía, leyendas e historias transmitidas de generación en generación.

  1. El Cenote de los Sacrificios: Conocido como el Cenote de Chichén Itzá desde el siglo XVI, este sitio fue testigo de un lúgubre ritual en el que mujeres eran arrojadas a sus aguas para implorar un año abundante. Realizadas de madrugada, las mujeres fueron recuperadas al mediodía mientras eran fumigadas con copal; relataron visiones de hombres y mujeres que los instaban a desviar la mirada, prediciendo si el próximo año sería favorable o no. No poder salir de las aguas significaba la ira del demonio, lo que provocó que arrojara inmensas piedras al cenote mientras huía despavorido. Aunque este relato carece de evidencia definitiva, no es la única leyenda que rodea este sitio. El Chilam Balam narra la historia de Hunac Ceel, un hombre que voluntariamente se sumergió en el Cenote de los Sacrificios para pronunciar profecías y coronarse como el “rey” de Chichén Itzá. El Cenote Sagrado de Chichén Itzá ha arrojado los restos de 42 personas (hombres, mujeres y niños) que datan de siglos atrás.
  2. Los Alux: Presente no sólo en Yucatán sino en toda la cultura maya, el alux es un espíritu de la naturaleza que supuestamente habita en selvas y cenotes. Se cree que el alux, que se asemeja a un gnomo travieso con apariencia de anciano, estatura de niño y rasgos indígenas, fue creado por sacerdotes mayas para proteger lugares específicos. Elaborado con arcilla virgen, un alux podía arrojar piedras a los intrusos o crear sonidos espeluznantes para asustarlos, e incluso causarles malestar físico. Conocido por su carácter juguetón, el alux busca atención pero rara vez se revela debido a su rapidez.
  3. Cenotes conectados: Según Leyendas de Yucatán, otra fuente notable, la historia gira en torno a Ah Kinxoc, el estimado sumo sacerdote de Chichén Itzá. Su hija, Oyamal, se enamoró de dos hermanos llamados Ac y Cay, eligiendo a Cay como su pretendiente. Ac, envidioso de la fortuna de su hermano, encarceló a Oyamal dentro del “claustro” de Chichén Itzá, mientras confinó a Cay en las cuevas de Kauá. Para comprender la distancia, un viaje actual desde Chichén Itzá al Cenote Kaua tomaría aproximadamente 20 minutos. Sin embargo, debido a la interconexión de los cenotes de la península, la pareja se reunió y eludió para siempre a Ac. Los lugareños afirman que en las noches de enero se puede escuchar una voz que exclama “¡Yacumá!”, que significa “te amo”.
  4. Rito de amor: Según Leyendas de Yucatán, si el cariño de una mujer maya no era correspondido, realizaría un ritual en el pozo de su casa. Al comprar una jarra de barro de Izamal, se inclinaba sobre el pozo y contaba sus penas dentro de la boca de la jarra nueve veces. La creencia sostenía que, de manera similar al agua que fluye bajo tierra por todas partes, sus palabras llegarían a su amado, obligándolo a “recobrar el sentido”. Sin embargo, el ritual fracasaría si la mujer previamente hubiera desperdiciado agua o se hubiera quejado de ello.
  5. Cenotes y Rayos: Otra creencia se centraba en la formación de los cenotes mediante la caída de rayos. Un buen ejemplo es la leyenda del cenote Xlacah en Dzibilchaltún, que supuestamente surgió como castigo divino para un hombre que se negó a compartir un trozo de pan con su anciano y cansado padre. Al ser alcanzado por un rayo dentro de su casa, el suelo se derrumbó dando origen al cenote.
Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum

Mientras te sumerges en las aguas cristalinas de un cenote durante tu próxima visita, deja que estas historias impregnen estas impresionantes maravillas con un sentido aún más profundo de asombro y significado.

Colisión Cósmica, La Extraordinaria Historia de los Cenotes de Tulum
Cosmic Collision, The Extraordinary Tale of Tulum's CenotesES